Todos necesitamos de un sueño, uno propio, nada que ver con el plan o proyecto de vida personal o familiar,

No me refiero a lo que queremos saber, tener, hacer o ser, tampoco del propósito ese en el que queriéndolo o no todos somos parte importante en el engranaje universal.

No, hoy no quiero hablar de eso, hoy quiero hablar de un sueño, ese intimo secreto, mio, tuyo, nuestro, de cada uno y de cada día, ese que nos mueve más allá de lo que podamos imaginar, ese que nos lleva a realizar las hazañas mas inimaginables por los demás, incluso por nosotros mismos, también ese sueño que nos hace brincar cada día de la cama, con el entusiasmo de un crió, con curiosidad y expectativas siempre nuevas, con ese deseo fresco en la piel lista a sentir, con las dudas propias de quien sabe es un sueño y no sabemos si al despertar estará aun ahí pero igual nos mueve es un motor que nos acciona y es también la chispa que enciende al motor.
Es tantas cosas como le permitamos crecer y madurar
Y a veces nos llena la cabeza de interrogantes ¿Y ahora que sigue?, ¿que pasará? ¿que me dirá?, la lista de preguntas es infinita pero gira toda al rededor de ese sueño, ese algo personal que a nadie compartimos sino a los involucrados en el mismo y no siempre es así, por que hay sueños compartidos cálidos, bellos y gloriosamente placenteros, otros que solo van en una sola vía y sin retorno, aun así nos mueven aunque estos acaben muchas veces en pesadillas si es que no tenemos la cordura y sensatez de terminarlos o modificarlos a tiempo.

¿Te ha pasado que tu primer pensamiento al despertar te lleva a ese sueño, te tiene ocupada la mente durante el resto del día  y al final de tu jornada es el ultimo con el que duermes y muchas veces aun soñando sueñas con el?

A ese tipo de sueños dedico este espació, ese que nos hace mariposas en el estomago cuando te encuentras frente a el, puede ser frente a tu ventana, si es que tu sueño pasa por ella, o al salir en tu caminada matutina, quizá frente al monitor de tu computadora sea ese contacto de entre cientos que puedas tener, es especial para ti y hace que cada vez que enciendes tu computadora el corazón te de un vuelco y desees con toda tu alma verle entrar en linea, o esa llamada en tu celular, o ese mensaje que te desea tengas un buen día, el sueño puede tener el traje que tu le des igual sera glorioso de vivir.

Los sueños son muy parecidos al amor están compuestos de la misma materia sólo que a diferencia de este pueden ser efímeros, tienen fecha de caducidad si no se concretan. Entonces terminan en un doloroso despertar, con una desilusión, un adiós o en el mejor de los casos un hasta luego; siempre contaras conmigo.  Palabras que son un bálsamo pobre para un alma herida, para un soñador entregado, aun así son un ancla en ese momento antes del despertar, el sueño no siempre se trata de temas románticos también esos que nos hacen impulsarnos a una mejor vida y nos llevan a realizar empresas, correr riesgos, intentar una y otra vez; aun con el riesgo que conlleve seguir soñando, eso que queremos o aquello en lo que aun  creemos.

Si no lo llevamos a la realidad puede terminar en un lo harás mejor la próxima vez, echando a perder se aprende y tantas cosas que no sirven mucho de consuelo a un soñador que anhela ver los frutos y verlo realizado, aun así seguimos por que nada de lo que se pueda sufrir frena a los que aun soñamos y arriesgamos ya sea en lo práctico o en lo emocional.

Hace poco desperté abrupta-mente de uno especial que durante meses fue glorioso, maravilloso e impredecible, una verdadera montaña rusa de emociones.

Es hermoso ver el mundo a través de ojos nuevos, conocer de otras culturas, lugares, sabores; escuchar nuevos sonidos, canciones, promesas, disculpas, excusas, todo, todo viene junto en el combo de los nuevos sueños.

Amplia nuestro universo cómodo y seguro de la cotidianidad, lo normal, lo conocido, lo adquirido, lo ya conquistado, nos lleva a territorios inexplorados, vírgenes en espera de esas grades hazañas que nos lleven a conocerlos, conquistarlos y a veces si se entregan a nuestro sueño, sólo a veces poseer los.

Sueños que se convierten en nosotros en la Sofíe de Julien en Quiéreme si te atreves (Jeux D’Enfants)

Sueños que te hacen preguntar como a  Biagio Antonacci ¿Cuanto tiempo ahora?

Sueños que nos llevan de la mano al 7° cielo en medio de planes y promesas ó al mas profundo infierno con sus silencios y ausencias.

Sueños que en cuestión de horas puede tornarse tu peor pesadilla o tu ancla al despertar.

Aun así seguimos soñando,  en medio de esta vorágine cotidiana de la realidad.

Hoy al despertar sabia que no estaría ahí, aun así las mariposas no cesan y eso es parte de lo bello de los sueños

no dependen de lo que piensen, hagan, crean o sientan los demás, sino del mismo soñador que se niega a dejar morir la esperanza y esa capacidad infinita y vivificante de seguir soñando. Vivir sin sueños es empezar a morir un poco.

Si tu como yo aun sueñas quizá cambien algunos detalles como nombres, rostros, lugares, tiempos, formas, planes y promesas pero el sueño continua mientras tengamos la capacidad de creer que la vida es algo mas que solo existir, hacer u acumular conocimientos o cosas,  es un universo vastisimo donde aun hay mucho por conquistar, por sentir y hacer sentir a otros haciéndolos participes de nuestro sueño, o enseñandolos a descubrir y desarrollar el suyo.

Vivir es hermoso, es un privilegio. Es aprendizaje, cosecha,  lucha y conquista pero los sueños son el motor, la chispa el nacimiento de esa primera idea que nos lleva a lograr grandes cosas y que hace de nuestros días un mejor lugar por donde transitar…..besos y dulces sueños!

Te veré en esa frontera justo antes de despertar

Marbeth C.

MarHope210.